Sobre Nosotros

Hiperhidrosis: Diagnóstico y tratamiento

Dermatólogos ayudan a muchos pacientes a controlar la sudoración excesiva. Antes de que comience el tratamiento, es importante averiguar por qué un paciente tiene exceso de sudoración.

¿Cómo dermatólogos diagnostican la hiperhidrosis?
Para diagnosticar esta afección, un dermatólogo le da al paciente un examen físico. Esto incluye mirando de cerca a las áreas del cuerpo que sude en exceso. Un dermatólogo también hace preguntas muy específicas. Esto ayuda al médico a entender por qué el paciente tiene exceso de sudoración.

A veces, las pruebas médicas es necesario. Algunos pacientes requieren una prueba llamada la prueba del sudor. Esto implica el revestimiento de algunos de su piel con un polvo que vuelve púrpura cuando la piel se moja.

Para encontrar una condición médica subyacente, otras pruebas médicas pueden ser necesarias.

¿Cómo dermatólogos tratan la hiperhidrosis?
El tratamiento depende del tipo de hiperhidrosis y donde la sudoración excesiva se produce en el cuerpo. El dermatólogo también considera su salud general y otros factores.

Los tratamientos que utilizan los dermatólogos para ayudar a sus pacientes a controlar la hiperhidrosis incluyen:

Inyecciones de toxina botulínica
Su dermatólogo puede inyectar una forma débil de este medicamento en sus axilas. Para tratar la sudoración excesiva, el paciente tendrá que tener muy pequeñas cantidades inyectadas en muchas áreas de las axilas. Si se realiza correctamente, los pacientes tienen poco dolor o malestar.

Usos: Axilas

La Food and Drug Administration de EE.UU. (FDA) ha aprobado este tratamiento para las axilas. Los resultados de algunos estudios de investigación sugieren que este tratamiento puede ser eficaz para otras áreas del cuerpo. Puede ayudar a las mujeres post-menopáusicas que suda excesivamente en la cabeza. Puede ser efectivo para la sudoración excesiva que afecta las manos y los pies.

Cómo funciona: El inyecciones bloqueo temporal de un producto químico en el cuerpo que estimula las glándulas sudoríparas. La mayoría de los pacientes notan resultados 4 a 5 días después de recibir el tratamiento.

La sudoración disminuye dura alrededor de 4 a 6 meses – ya veces más. Cuando la sudoración excesiva vuelve, puede volver a tratarse.

Efectos secundarios: La más común es la debilidad muscular temporal, que puede ocurrir cuando este se inyecta en las manos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>